JOSÉ GARCÍA OBRERO: «NO HAY QUE MENOSPRECIAR EL AZAR EN EL PROCESO CREATIVO»

José García Obrero nació en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) en 1973 y reside en Córdoba desde 1997. Es autor de Un dios enfrente (2013); Mi corazón no es alimento (2014); La piel es periferia (2017), que le valió el premio Ciudad de Burgos, y Tocar arcilla al fondo (2021), finalista del Premio Andalucía de la Crítica en 2022. Ha traducido del catalán al castellano Mal (2015) y la antología Penumbras (2019), del poeta Jordi Valls. También ha participado en la elaboración de la antología bilingüe Joven poesía de los Países Catalanes / Jove Poesia dels Països Catalans (2020).

Forma parte del equipo de redacción de la revista Caravansari y es colaborador habitual en el suplemento cultural Cuadernos del Sur, del Diario Córdoba. Su preocupación por los efectos del cambio climático le ha llevado a implicarse activamente en el colectivo Poetas por el Clima de Córdoba. Hoy es nuestro invitado pues su último poemario, Hueso (Godall Edicions, 2022), acaba de llegar a las librerías.

«Javier Gilabert (J.G.): ¿Por qué este libro y por qué ahora?

José García Obrero: La concepción de Hueso es peculiar dentro de mi trayectoria, ya que estaba predestinado a publicarse en Godall, un sello barcelonés que está haciendo un gran trabajo editorial tanto en castellano como en catalán, cuando aún estaba elaborándose. Avanzar por este proyecto sabiendo que me ahorraría el largo tiempo de espera que va desde que un poemario se da por concluido hasta que lo ves convertido en libro, me provocaba sensaciones encontradas: de gran libertad mientras escribía, pero también de una responsabilidad abrumadora a la hora de corregir y revisarlo.»

La entrevista completa, en este enlace.